domingo, 8 de junio de 2008

Liberación. Muere una ilusión




Liberación

Hube de arrancarme
las raíces con los dientes,
caminar fue entonces para mí
un vuelo a ras del suelo

Tuve, además, que reajustar
ciertos principios categóricos
y anular otros más débiles,
pensar me fue sentir con la cabeza

Al corazón, algo cansado,
lo licencié por tiempo indefinido
Y me eché a desandar veredas
deletreando, a modo de plegaria,
la palabra liberación



MIR





Muere una ilusión


Muere una ilusión
y morimos un poco con ella
En sus manitas frías
queda parte
de lo que damos a luz,
de lo que hacemos posible
cada día.
Perdemos,
dejamos de tener,
un número imprecisable
de sonrisas,
una espera,
uno de nuestros tantos destinos
Algo en nosotros se mutila,
se convierte inexorablemente
en nada,
en ausencia.

MIR






1 comentario:

Ángel Saiz dijo...

Que no mueran nunca las ilusiones, Mir
Como habrás visto, ahora tengo poco tiempo para Twitter, pero cuando me conecte no dejaré de visitarte
Un abrazo y cuídate mucho