lunes, 2 de junio de 2008

Charla con Gustavo Fernández, un amigo muy especial



Mayormente él se autodefine así:


Nacido el 29 de abril de l958 en Buenos Aires, Argentina, pertenece al signo de Tauro con ascendente Aries. Desde hace años reside en la tranquila ciudad de Paraná, provincia de Entre Ríos.Su formación intelectual, además de haber pasado por las facultades de Ingeniería Aeronáutica y Psicología, apuntaron a su formación como parapsicólogo (en el Instituto Americano de dicha especialidad). Asimismo es 1er Dan de Karate-Do (estilo Uechi-Ryu) y entre otros deportes sus aficiones son el andinismo (entre distintas ascensiones lo hizo al Aconcagua, en 1991, desde cuya cumbre realizó experimentos parapsicológicos con algunos colaboradores), el buceo deportivo, el rugby y la aviación. Ha sido también instructor de supervivencia dictando numerosos cursos en montes y esteros.Como escritor (actividad que día a día le es preferencial) ha escrito quince libros (*)




Yo hoy he decidido decir esto de él:




Impetuoso, enérgico, indómito, siempre polémico


Trashumante


Bohemio


Imprevisible




Entré a este mundillo de su mano


Consulto con él casi todo paso importante a dar


Es un amigo muy especial, que se permite destratarme a veces, sin esperar nefastas consecuencias. En ese sentido es un primus inter pares, a qué negarlo!!!




Queridos lectores les presento a Gustavo Fernández











M: ¿ A qué edad tuviste consciencia de tu marcada tendencia hacia lo paranormal?
GF : En realidad, no hay nada misterioso detrás de eso. Siempre fui un lector compulsivo, con padres que tenían la sensatez de regalarme libros en la medida de esa avidez. Y allá por 1969, yo con 11 añitos, el tema OVNI era preponderante en las planas de los periódicos. Así que, como jamás -aún desde pequeño- me gustó hablar de un tema que desconociera y dado que en la escuela primaria era la comidilla de los recreos, pues un sábado de compras le pedí a mi viejo comprar un libro sobre ovnis. Aún lo recuerdo: "Los platos voladores y sus tripulantes", de Alberto Giordano y el Cnel (RE) Tucci, Editorial Glenn. Ese libro me atrapó hasta la madrugada, en que por fin lo finalicé. Y siguió otro, y otro, y otro más. Y fue a los 17 en que me di cuenta que la explicación fisicista - mecanicista del origen y naturaleza de los OVNI no respondía todas mis preguntas. De modo que comencé a incursionar en la Parapsicología. Un largo camino que me trajo hasta aquí. Antes, ya había pasado mi primera apariciòn televisiva sobre estos temas, a los 15, con Víctor Sueyro, Laly Covas y Alfredo Garrido en "Teleshow", por Canal 13 de Buenos Aires,- en realidad, varias apariciones- y otras en Canal 7 y Canal 11. A los 15, también, mi primera conferencia. Y ese mismo año de 1977, mi primer libro, "Naves Extraterrestres Tripuladas", que mereció la inmerecida repercusiòn de dos ediciones de la desaparecida casa editorial Dronte Argentina.

M: ¿Espiritualidad o religiosidad? ¿Por qué?

GF: Espiritualidad, jamás religiosidad. Porque no existe religiosidad sin dogmas, sin "tabicar" la búsqueda espiritual, sin imponer caminos marcados por otros, quizás útiles para ellos pero no necesariamente para mí. Me gusta sentirme un francotirador solitario de la espiritualidad. Porque si bien "religión" es una cosa e "iglesia" otra (o debería serlo), a la larga toda estructura religiosa se institucionaliza. Bienvenida la atomización de la búsqueda, la sublime anarquía irreverente de pensar lo que se quiera y respetar en los demás ese mismo derecho.

M: ¿Qué leías a los 9 años? ¿Y a los 18?
Gf: Historia y ciencia ficción. A los 18, historia, ciencia ficción y paranormalidades varias. También, ideologías políticas diversas.

M: ¿Quiénes fueron tus héroes o heroínas infantiles?
GF: Mis padres. Los demás pertenecían al reino de la fantasía, y no podía verlos como modelos.

M.:¿Fuiste un nene feliz?
GF: Definitivamente sí. Y también un adolescente feliz, y vivo con un poco de culpa que millones de chicos no hayan conocido una infancia y adolescencia así.

M: Tu adolescencia ¿te encontró lleno de idealismo? ¿Qué era importante para vos en ese tiempo?
GF: Las luchas sociales, la militancia política, la investigación OVNI, ser un preguntón compulsivo y un cuestionador funcional.

M: ¿qué clase de valores entronizaste?
GF: No creo en los valores absolutos, porque no somos seres absolutos. Cuando más, rotan a través de las décadas. Recuerdo en ese momento haberme sentido –lo digo casi con vergüenza- imbuido del místico deber de revelar verdades al mundo que, claro, estaban “allí afuera”.

M: Asumiendo que ya lo sabés, ¿cuándo te descubriste neurótico? ¿ en qué pensás que tus obsesiones te han servido y en qué te han obstaculizado?
GF: Sin duda, han sido absolutamente prácticas para cristalizar a través de los años lo poco que he hecho, escrito, caminado, investigado, reflexionado. Mi neurosis radica en la imposibilidad de abandonar un interrogante cuando se hace carne, a veces me siento más parecido, en ese sentido, al bull dog que cuando muerde, no suelta. Y, también, esas obsesiones han hecho que dejara el camino lleno de migajas afectivas.

M: ¿Has atravesado una noche oscura del alma? ¿De ser así, cuándo? ¿Qué valores abandonaste en esa coyuntura de tu vida? Cómo te sentiste cuando la superaste?
GF: Dos. A los 24 años, cuando me pregunté si no era hora de abandonar toda esta temática para ser más armónico con el Sistema. Regalé y vendí mi biblioteca de casi 1.000 volúmenes. Me enfoqué al periodismo y la enseñanza de artes marciales. Duró tres meses. Y regresé. La segunda, dos años atrás, en plena crisis matrimonial con la cosa culpógena de pensar en dos hijos y una esposa que podían sentirse "avergonzados", en una sociedad retrógrada como en la que vivo, de su padre - esposo parapsicólogo y esoterista. Esa vez, en vez de desprenderme de una biblioteca, me desprendí del matrimonio y hoy vivo plenamente con hijos orgullosos de lo que hace su padre y la satisfacción de haber descubierto que hasta uno puede ser "enturbiado" por el entorno.

M: ¿Qué facultad paranormal desearías haber desarrollado?
GF: El verdadero ocultista, oculto está. Seguramente sonaría mejor en inglés.

M: Define maestro
Mirá a tu alrededor. Todos y cada uno de nuestros congéneres.

M: Contame sobre tus referentes. ¿Reconocés algún tipo de influencia sobre tu estilo literario?
GF: Dos, Borges e Ignacio Darnaude Rojas. Pero tanto he deglutido literariamente que sin duda soy injusto al no mencionar decenas de plumas, hoy enmascaradas en mi prosa por el tiempo y mi mala memoria.

M: Como todos sabemos que te autodefinís como políticamente incorrecto, te pregunto: esa tu "cualidad" ¿te ha restado oportunidades? ¿Recuerdas alguna oportunidad en que fue tu tabla de salvación?
GF: Jamás me ha sido funcional y sí problemática. O, cuando menos, me ha hecho perder oportunidades económicas, mediáticas, académicas. Me fui de la Facultad de Psicología dando un portazo por discutir demasiado con los docentes, en la ciudad en que vivo, Paraná, Entre Ríos, Argentina, la Iglesia local hasta ha llegado a sermonear desde el púlpito en mi contra, me han censurado en medios periodísticos, dos veces me han levantado compulsivamente programas radiales por mis declaraciones y eché con cajas destempladas a referentes políticos que se me han acercado para sumarme a sus filas. Y volvería a recorrer todos y cada uno de esos pasos.

M: Definí mujer ideal
GF: Soy muy ecléctico y mi química se reconfigura permanentemente, así que el "ideal" de hoy puede no ser el del momento en que esta entrevista salga publicada. Además, me alegran la vida más varias mujeres "reales" que una hipotética "ideal". Amo la mujer como Arquetipo, me confieso decididamente feminista y pro matriarcal, admiro con humildad su inteligencia y bravura, de modo que pienso que cualquiera que reúna esos valores se acerca decididamente a mi sensibilidad.

M: HET? O HED?
GF: HET + HED

M: Cómo te sentís al ser casi un profeta en tu tierra?
GF: No creo serlo en absoluto y aún si lo fuera, me resultaría indiferente. Por cierto: tengo una útil indiferencia a elogios o críticas.

M: ¿Qué sentís cuando te das cuenta que también sos reconocido en el exterior?
GF: Con todo respeto, lo mismo que si soy reconocido en el “interior”. No padezco el cholulismo social y hace tiempo que aprendí a mirar la Tierra sin líneas punteadas.

M: Ufólogos admirados
GF: Una larga lista, temo que puedo dejar a varios fuera por lo que no mencionaré a ninguno. Además, "ufólogos" es una reducción absurda: admiro personas, gigantes intelectuales, espíritus tesoneros, prosas brillantes, pensamientos audaces y controversiales, gente que se juega por sus pasiones.

M: ¿No te cansás de escribir?
GF: ¿Debería?

M: ¿cómo hacés para abarcar tanta cantidad de actividades? ¿Hiperactividad obsesiva?
GF: Curiosidad obsesiva que sólo metabolizo a través de todo lo que hago, más bien. Mis amigos dicen que algún día mi curiosidad me llevará a la tumba. Para ocupar mientras tanto el tiempo, escribo y reflexiono. Y el hecho de sentirme un elegido: fuera de mis hijos, dos son las cosas que más amo de la vida: ser un trashumante e indagar en lo paranormal, y a eso me dedico a tiempo completo. Cuando a mi alrededor pasan tantas personas preocupadas por su empleo, su hipoteca, su obra social, la pelea con los vecinos, no puedo evitar una sonrisa triste. Hay “otra forma” de encarar la vida, pero parece que no es muy popular.

M: ¿cuál es la receta para hacer todo bien y hasta, incluso, magistralmente?
GF: No sé, pero no te preocupes; cuando encuentre a alguien que así lo haga, le pregunto de tu parte.

M: Tus días son de 24 horas? Y tus semanas de 7 días? El secreto está en los días de tus meses o de tu año?
GF: Estoy convencido que el tiempo es un estado de conciencia, así que el ritmo del reloj, así como lo que diga mi documento de identidad, es problema de quienes inventaron esos sistemas, no mío. Yo, simplemente soy y hago.

M: ¿Te estimás?

GF: Es remanido, pero sólo cuando descubrí que queriéndome y respetándome lograría que otros cuando menos me respeten, es cuando renací en la propia vida.

M: ¿A veces te descubrís compitiendo con vos mismo?
GF: A veces me descubro NO compitiendo conmigo mismo. Es la única clase de competencia que me divierte.

M: ¿qué te saca de quicio?
GF: La mediocridad


M: ¿qué cosa en una mujer te enloquece, para bien?
GF: La delicada alquimia entre inteligencia y sexo.


M: ¿qué cosa en una mujer te enloquece, para mal?
GF: La mediocridad.


M: ¿sos cascarrabias? ¿se te pasa enseguida?
GF: Soy explosivo, sí, pero poco frecuentemente. Y si no estás dentro del dilatado radio de la onda expansiva, podés acercarte enseguida a revisar lo escombros.

M: Un ideal
GF: Respecto a mi vida, es muy taoísta: que nada perturbe este fluir del wei wu wei. Y por lo demás, ayudar a una mejor armonía entre la gente.

M: Una asignatura pendiente
GF: ¿Tenés dos horas para que te cuente? :-))


MIR
(*) Naves Extraterrestres Tripuladas (Ediciones Dronte Argentina, lra edición, 1976; 2da edición: 1978) Triángulo Mortal en Argentina (Cielosur Editora, 1978) Los secretos del triunfo sexual (Servicios Planificados Editora, 1985) Bioenergética (Mistery Center, 1985) Control mental soviético (Mistery Center, 1985) Sabishi-Do: el camino de la dulzura (Mistery Center, 1985) Parapsicología y ovnis en Entre Ríos (Editorial D’Elía, 1991) San La Muerte: Tradición, rituales y oraciones (Ediciones Kan, 1997) Extraterrestres en el pasado argentino (Ediciones Kan, 1997) Predicciones 99, astrológicas y parapsicológicas (Editorial Mundo Entrerriano, 1998) El correcto uso del péndulo y la pirámide (Editorial 7 Llaves, 1999) Normas jurídicas para el ejercicio legal de la Parapsicología y el Tarot (Editorial 7 Llaves, 1999) Ventana al siglo XXI (Editorial 7 Llaves, 1999) Feng Shui: manejando las energías de la casa y el comercio (Editorial Siete Llaves, 2001) Ceromancia: Fundamentos y Simbolismos (Editorial Siete Llaves, 2001)

3 comentarios:

Arkantos dijo...

Hola. Aquí Cris aka Arkantos. Bueno Gus, ya lo sospechaba y ahora lo confirmo, nos parecemos muchísimo. Debe ser que ambos tenemos cosas de Aries y de Tauro.

Congrats por la entrevista. Sos un grosso.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.