domingo, 15 de junio de 2008


Ahora que te descubro

¿Me adivinabas tú antes de que yo fuera?
Porque yo te sabía así desde mucho tiempo
Desde que el corazón era un punto
de tan chico, de tan vacío
y mis ojos se cerraban a la luz
y a la imagen del hombre porque aún no eras
¿Me sabías tú?
¿En qué forma tu soledad me imaginaba?
¿Con qué color en la piel y qué tristeza?
¿Con cuánta noche en la voz y en la mirada?
Yo te sabía así. Así de único
Con este mismo fervor, con esta fuerza
Que me tiene en tus redes atrapada
Y ahora que estás aquí, que te descubro
en cada huella que en mí tu mano deja,
en el centro mismo de mi alma ilusionada,
sé que no podría haber sido otro que tú
el hombre que me despertara a la belleza
de nacerme mujer, esta nueva mujer enamorada
MIR

1 comentario:

Octavio Dopico Pérez dijo...

A veces no sabes si las almas o los espíritus se conocen de antes, que las personas físicamente.

Por eso hay veces en que no te extraña ver que ya conoces a alguien, más de lo que te piensas.

Son los eternos recovecos de esa energía interior...conocida por tantos nombres.......

Un beso

Octavio