jueves, 18 de agosto de 2011

Me sorprende tu olvido





Si mis cartas te molestan,
si buscando comprensión
sólo logro que te enojes o te indignes
solicito tu perdón

Mis razones, que son muchas,
no me  sirven
Nada puede la certeza
de que es pura mi  intención
está en ti el redimirme

Si mi amor te es un estorbo
cúlpalo a mi  corazón
por los sueños que en él viven
Dominarlo no he podido
Es tan fuerte su  ilusión
sus raíces son tan firmes
que de nuestra realidad
todo el tiempo anda escapando
para no quedar dolido

Me sorprende tu olvido
Esas sordas batallas
A que invitan tus ojos
Cada vez que te miro
Parecemos dos locos
barajando mañanas
convertidas en naipes
en nuestro desvarío

No comprendo qué buscas
A qué vienen tus aires
de señor ofendido
Tus maneras extrañas
de este último tiempo
Si tan sólo te ha herido
mi apacible apariencia
con muy poco te engañas
Lo que por ti yo siento
aún conserva vivencia
puedes estar tranquilo
Pero no esperes lágrimas,
ni tristeza,  ni encono
porque no me has querido

No te pido migajas
Ni ternuras mendigo
Mi amor se basta solo
como solo ha nacido

MIR


 Pintura de Carmen Quinteros (Pasión)

1 comentario:

Ángel Saiz dijo...

Hermosas palabras de una gran autora. Un abrazo, Mir