viernes, 19 de agosto de 2011

Dulce Identidad




Por este temblor con el que a veces

mi cuerpo te saluda,
Emergiendo a través de mi vestido
a pesar del catecismo social
del disimulo
Por este hábito mío
de andar atrapando tus miradas
como por medio de algún imán
ceñido a mis pupilas
Por esta manera
de quedarme prendida a tus palabras
para armar
-después, cuando tu ausencia-
como a un rompecabezas clandestino
los fragmentos dispersos de tu voz
Por este deseo
que el tiempo se estire
Cuando me sos vecino,
que se convierta
en un círculo perfecto,
sin posibilidad de luegos ni finales
Por esta dulce identidad
Que nos comulga
Que nos denuncia apátridas,
buscando desesperadamente
el territorio inallanable
de nuestros sentimientos,
la carta de ciudadanía de nuestras pieles,
el idioma familiar
de nuestros silencios
Por esto que ha venido a perturbar
la lisa superficie de nuestros días,
a desviar el curso capital
de nuestras rutinas
y  a contagiarnos en la cara
la sorpresa de habernos descubierto
después de tanto gastar mundo
Por todo esto,
te invito a ser mi cómplice
en esta cacería
de los múltiples rostros de la ternura
Por todo esto
-lo llaman amor-
te invito a sernos

MIR

3 comentarios:

Hugo dijo...

Mir, leo con regularidad tus textos. Escribes con mucha coherencia y saber sobre los temas que enfocas,
A veces te retratas en lo que haces, apasionada y vitalmente curiosa.
Felicitaciones y saludos.
Hugo Betancur

Anónimo dijo...

Gracias Hugo
Viene bien saber que a una la leen
me incentiva a seguir y a superarme
MIR

Adrián dijo...

Aunque no soy aficionado a la poesía me pareció muy lindo. Suerte.Adrian.