jueves, 18 de agosto de 2011

Despedida




……Y su lengua atravesó mis labios
para que conocieran su blanda esencia
de océano corrupto –


Le di  la espalda a su sorpresa
-no haberme presentido,
                         o quizás sí –
Más tarde le negué mi mirada
-        reiterar el rencor en cada gesto 
Creo que sentí  la puñalada
en su carne
como si fuera yo todo su cuerpo
Cerré la puerta detrás de mí
Y  me adentré en la calle –noche- sola
En ese mismo  instante  supe
-  casi sentía sonar los engranajes -
que sería doloroso abortar el recuerdo
Pero el olvido estaba ahí
Imperturbable
Haciendo de nosotros
probetas  de laboratorio
Estudiando la forma de injertarnos
su amarga célula prolífera

MIR

Imagen: Despedida. Cuadro de Álvaro Reja

2 comentarios:

Alfredo Cernuda dijo...

Y su lengua atravesó mis labios para que conociera su blanda esencia de océano corrupto. Chapeuau. Genial. Creo que la reina de Poesía Valley eres tú.
Un placer leerte. Besos

Ángel Saiz dijo...

Despedidas que se suponen duraderas, quizá para siempre, que amargan como hiel, que son el final de algo que parecía que no iba a terminar.
Saludos, Mir