domingo, 18 de agosto de 2013

Tropezando (poema)






Mis pies se enredan en tus dudas
Y de tanto tropezar he adquirido
Esa facultad de trapecista
Sin red abajo
Tropezando me he acostumbrado
A que hesitar para ti
Es como respirar.
Suspicacias aparte
Sueles aplicar la rigurosa ley
Del vaso medio vacío
La implacable norma
Del dedo de Santo-Tomás
En las heridas
Para aceptar las huellas de la lanza
¡Pardiez!
Tener que lidiar con tu desconfianza
Cada día del almanaque
¡Parveinte!
Verme obligada a resignarme
Ante tu estructura titubeante
Tu valija llena de recelos
Y perplejidades
¡Partreinta!
Ya casi comienzo  a oscilar
Como péndulo sin rumbo
Sólo por tu recidiva
De incertidumbres
Y vacilaciones
Yo te aviso:
Me bajo aquí.
En tierra firme.

Mir Rodríguez  Corderí

3 comentarios:

Jeniffer Moore dijo...

Y en suelo firme, seguir cantando a la belleza. Gracias, Mir por tus versos y tu visión de la vida.

Un gran abrazo.
Jeniffer Moore

Ángel Saiz dijo...

Dicen que de los tropiezos de aprende, pero cuando los trompicones son constantes es mejor buscar tierra firme.
Hermoso poema, Mir.
Abrazos

Dos Mentes, Idea y Media dijo...

Como los capricornianos, tierra firme, igual que ellos. Besos,

Mir