lunes, 9 de febrero de 2009

Del bordó, la tristeza y otras hierbas






Me gusta el bordó (bordeaux), pero eso ya lo habrán adivinado, dado que este blog está lleno de ese color


rojo de cadmio y violeta


rojo carmín y siena


rojo de cadmio y tierra tostada


" " y negro





Hoy es un día especial y salí a comprarme una tristeza bordó.


No es fácil encontrarla.


Pero no soy amiga de lo fácil...con una esforzada tendencia masoquista siempre he hecho migas con dificultades, obstáculos, emprendimientos arduos, objetivos espinosos, tácticas enrevesadas, metas engorrosas, personas complicadas, esencias complejas...lo achuchado y aperreado para resumir. Abrigo la firme sospecha que la culpa es de la luna llena de ese 14 de noviembre en que salí del útero de mi madre para no volver.



Estoy estrenando este bordó para beneplácito de mis enemigos y de los que no me quieren bien.



Es simbólico, pero eso sólo lo entendemos mi alma gemela y yo.




Como nada puede ser eterno o -lo que es lo mismo o casi- como la perennidad es una regla absoluta, habremos de disfrazar nuestra tristeza, para solaz de mis amigos, mis conocidos y los que me quieren bien.


Es sabido me apasionan las máscaras
En parte por pertenecer a esa casta infame de los sensibles que deben precaverse ante el dolor y mantienen las alertas bien aceitadas detrás de los antifaces automáticos que manejan.
En parte por ser tan endemoniadamente emocional y profunda, cosa que no es para nada gratuita, puedo asegurarlo.

Voy a llorar lágrimas bordó, para aligerar un pelín mi alma........prometo volver antes que oscurezca del todo

MIR











1 comentario:

Pedro Alejandro Iñigo dijo...

Es lo que tiene ser mujer, mujer. Os aventa al mundo otra mujer y quedáis solas, sin asidero, porque los hombres nunca nos desvinculamos de la mujer que nos cobija al empezar y cuando ya no la tenemos buscamos enfebrecidos otra en la que intentar volver a entrar una y otra vez para sentirnos seguros. Las mujeres, más fuertes y decididas, sabedoras de vuestra soledad os cubris con afeites y mascaras para defenderos de este mundo que os agrede. Por eso existe un epigono de lesbiana, Safo y no existe de gay. Los hombres que hemos descubierto nuestra "X" cromosomica sin renunciar a nuestra "Y" lo sabemos bien por eso os amamos y os respetamos profundamente sin b uscar en vosotras a nuestra madre, solo a una mujer que nos ayude a completarnos. Tu has descubierto eso y es admirable.