domingo, 16 de mayo de 2010

Prototype under review, por MIR (cuento de ciencia ficción)

-->



Prototype under review
Mir. Rodríguez Corderí


El terapeuta se movió molesto en su asiento.
Algo parecía andar fuera de lugar.
Repitió con voz metálica: _ Protundrevi, por favor, intenta ser precisa -¿Qué recuerdas ahora mismo de ese cuento que te ha alterado tanto? Trata de repetir palabra por palabra, yo iré tomando nota y al final te daré mis indicaciones_
La robot, una de las más bellamente dotadas del staff, la más humanizada, la más parecida a una mujer de carne y hueso, desvió sus ojos glaucos de Helpsoftwo, su consultor, y dijo en voz alta, sugestiva, bella, casi impostada:
-“Marcada desde cerca por el custodio sempiterno de los días sin sino, mi melancolía se pasea por las calles sin sol” -
El terapeuta no pudo dejar de cuestionarse  _ ¿Melancolía? Ella no sabe lo que es esa emoción  y no  conoce de calles _
-“Ni pájaros – prosiguió la dulce voz robótica -  ni charcos clandestinos, ni siquiera una maceta con geranios en algún balcón, en algún patio que se espía a través de una puerta abierta a medias”-
“Vaya, ¿de donde habrá sacado esos conceptos, esos sustantivos?” se preguntó Helpsoftwo sumamente alterado-  y se oyó decir
_ sigue contándome el cuento que escribiste, muñeca _
Ella prosiguió -“El cielo es un grito gris y tajante limitando los techos, una impenetrable epidermis desteñida hasta para los más crédulos, hasta para las ilusiones menos concrecibles.”
Se detuvo y continuó – “Rayana a la perfección que acusan los momentos habilitados a la metafísica, mi alma deriva en profundidades sensoriales ayer no conocidas, en incógnitas circulares que perdieron su solución al nacer, en un abecé de poeta entre semáforos y luz de mercurio, en tabúes perpendiculares a las buenas costumbres de la conciencia”_ La voz de ella se sensualizaba, lo iba atrapando en una percepción erótica impresionantemente vívida _
“ ¿Alma? ¿semáforos? ¿Luz de mercurio? “el consultor no salía de su sorpresa.  A primera vista pensó en una falla en la base de datos históricos conectada de alguna manera al chip de la imaginación y la creatividad.
Ella  agregó _“Mutación de árbol por hoja de papel. De azul gabán por azul tinta. Obstinación que me lanza a la fidelidad resurrectiva del proscenio, que ahora es otro: una banqueta de cuero rojo repleta hasta lo inimaginable de libros y papeles y de nuevo libros.-
Dos cuadros de marco verde y autor desconocido
El acolchado de la cama de mi hermana
Mis zapatos de charol
La Lettera 22 abajo, a mi derecha” calló de pronto.

Helpsoftwo sintió que algo se rompía en su interior. 
Algo extraordinario sucedía, ni él sabía qué era charol o Lettera o acolchado.
_Continúa, querida, hasta el final_ susurró

 La robot reinició con un tono tan humanizado, tan perfectamente femenino, que la sensualidad parecía impregnar osmóticamente el aire a su alrededor
_ “Y después de envolver con mucho cuidado una tristeza para enviársela mañana por Expreso a alguien anónimo por completo, me concentro debidamente, invoco el instante preciso de mi pie saliendo del pan ganado sin el sudor de mi frente, y comienzo el retrato de este largo jueves largo así : 

                                   A treinta días de mi décimo noveno aniversario-
 Marcada desde cerca por el custodio sempiterno de los días sin sino- … “”-

“¿Qué se habrá descompuesto? ¿Qué tipo de desperfecto provoca esto? Ella no tiene acceso a esos datos, ella es un robot prototipo bajo revisión (Protundrevi)”
Por la cámara principal del circuito cerrado de vigilancia un guardia humano observaba  y anotaba con detalle las reacciones de un robot de ayuda de software, tipo 2, “Helpsoftwo”,  instruido para actuar como psicoterapeuta robótico, ante las respuestas insólitas de un ejemplar de ensayo.
“Parecen humanos” se dijo el vigilante.
Y apagó todos los circuitos, tenía sueño y quería dormir.


La ilustración la ha realizado Fraga
Fraga, Francisco García Aldape (1964), nació en Saltillo, Coahuila, MEXICO. 
Egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila. 
Es ilustrador, diseñador gráfico y monero. 
Actualmente publica cartón editorial y sus tiras cómicas Don Ramirito y Los Cocolazos, así como las viñetas de humor Ondas Fraguianas, en periódicos y revistas del país y en algunos medios del extranjero.
Colabora también con ilustraciones para diversos medios impresos y electrónicos.
Recientemente, Fraga ha incursionado en exposiciones con obras plásticas.
Se pueden ver muestras de su trabajo en su blog:


10 comentarios:

David dijo...

Muy interesante tu cuento Mirta. Siempre considere que el tema robots es la puerta al ensayo para comprender el principio de la inteligencia.
David

Leopoldo Zambrano Enríquez dijo...

Excelente Cuento Mirta...
Uno más a mi lista de favoritos.

Saludos.

Leo

Gerardo dijo...

Si alguno de los robots de Asimov hubiese sido poeta, habría quedado como insensible al lado de tu sicoanalizada. Las imágenes nuevamente son evocadoras, el ritmo preciso y las imágenes se forman sucesiva y suavemente al leer.
Los poetas dicen aquello que los que carecemos del talento somos incapaces de decir. Tu robot lo hace por partida doble. Pasaría la prueba de Türing por lo neurótico/poético.

yossaff dijo...

Querida Mirta;
Un robot nunca habría podido describir tanta belleza con esa prosa poética, pero tú haces que literariamente sea posible, gracias a la poetisa que hay dentro de ti.
Un beso
José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

Moisés Garrido dijo...

Muy buen relato, amiga Mirta. Me ha encantado. Ya sabes que me gusta mucho la ciencia-ficción. Seguiré atento a tus próximos escritos. Un saludo, Moisés.

César Gorín dijo...

Mirta, no todos los sueños son entendidos y menos por un psicoanalista, quizas el tiempo le de la solucion a tu robot, de entrada es muy sensible, a pesar de no ser humana. o tal vez si. un kiss Mirta.

Anónimo dijo...

Dada su excelencia, presumia que este plato con el que nos deleita de apariencia de cuento y forma sencilla, vendría a enriquecer el paladar. Esa guarnición de adjetivos y vocabulario con el que lo acompaña, esa explosión de sabores vienen a nutrir en mi caso, mi modesto y también ignorante particular paladar metálico. Bravo mis felicitaciones.

21Gramo$

Ángel Saiz dijo...

Un robot sensible, y no despiadado y peligroso, si ese es el futuro me apunto ya; mientras tanto, en este presente, me conformo con leer buenos textos de una tal Mir, que derrocha creatividad y es de carne y hueso.
Saludos

MIRTA CRISTINA RODRIGUEZ CORDERI dijo...

Te agradezco 21 Gramo$ por haber reproducido aquí las palabras que me dijiste en Twitter por md.
Gracias por haberme leído.
Besos
MIR

MIRTA CRISTINA RODRIGUEZ CORDERI dijo...

Ángel, wow, sin palabras.
Menos mal que este software no detecta el rubor.
Mil y un gracias. Y media.
MIR, de carne y hueso